Juegos retro con Raspberry Pi – Retropie

retropie
¿Amante de los videojuegos clásicos? Si eres un nostálgico o simplemente quieres disfrutar de miles de títulos retro, lo que buscas se llama Proyecto Retropie.

RetroPie permite convertir una Raspberry Pi o un PC en una máquina de juegos retro.

Es un sistema de código abierto basado en Raspbian, EmulationStation, RetroArch y muchos otros proyectos. Su finalidad es poder jugar a juegos clásicos de distintos sistemas y consolas usando una configuración mínima.

Además, ofrece una gran variedad de herramientas de personalización a demanda del usuario.

RetroPie puede ser instalado a partir de una imagen Raspbian existente, o desde su propia imagen RetroPie SD.

La guía que proponemos a continuación está dirigida a todos los usuarios que quieran tener un sistema de emulación en una Raspberry Pi.

El proyecto:

Requerimientos:

  • Raspberry Pi (recomendable 2B en adelante)
  • Micro SD (mínimo 4GB)
  • Cable de alimentación 5,1V 2,5A (para RPi)
  • Cable HDMI
  • Monitor
  • Teclado y ratón
  • Cable Internet o adaptador inalámbrico USB (en caso de que la RPI no tenga wifi integrado PI n < 3)
  • PC con Putty y FileZilla(client) instalados para conexión via SSH/FTP
  • Mando de videoconsola al gusto
    • Puede que requiera adaptador Bluetooth USB

Guía:

Esta guía está pensada para todos los usuarios con o sin experiencia con Raspbian. Para simplificar las cosas, partiremos de la imagen ya creada por el equipo de RetroPie.  

En primer lugar introduciremos la micro SD en nuestro PC y la formatearemos mediante SDformatter:

  • Options:
    • Format type: QUICK.
    • Format size adjustment ON.

Así eliminaremos posibles particiones no visibles.

Formateo de la SD con SDFormatter

Descargar la imagen correspondiente a nuestro modelo de placa.

Descompresión del fichero

Flasehar la imagen en la micro SD.

Flasheo de la SD con Win32 Disk Imager

Una vez introducida la SD en la Raspberry, encendemos la placa y procederemos a configurar el SSH.

  Cómo personalizar GNOME en Ubuntu

El primer paso es poner una IP fija para que se mantenga siempre igual y sea más accesible.

El principal objetivo es poder transferir los juegos remotamente desde otro ordenador conectado a la misma red sin necesidad de montar un USB.

Una vez se ha encendido el sistema, pulsamos F4 para abrir el terminal.

Credenciales de inicio de sesión:

  • Usuario: pi
  • Contraseña: raspberry

Tecleamos el siguiente comando para saber la IP asignada automaticamente a la Raspberry vía DHCP.

$ ifconfig
o
$ ip a
Configuración de red por defecto

Iniciamos el servicio SSH con el siguiente comando y vamos a nuestro PC para acceder vía Putty.

$ sudo /etc/init.d/ssh start
o
$ sudo service ssh start
Configuración de PuTTY

Usando el editor de texto nano, modificaremos el siguiente archivo: /etc/network/interfaces.

$ sudo nano /etc/network/interfaces
Ctrl+x
y
Intr
/etc/network/interfaces por defecto
/etc/network/interfaces modificado

Reiniciamos la Raspberry y comprobamos que la IP ha cambiado.

$ sudo reboot 
$ ifconfig
Configuración de red actualizada

Usando el cliente de FileZilla nos conectaremos remotamente a la Raspberry via FTP, y transferiremos todos los juegos que queramos. Es obligatorio ubicar el juego en la carpeta de su consola correspondiente.

Transferencia de archivos con FileZilla

Una vez finalizadas las transferencias reiniciamos la Raspberry.

¡Enhorabuena! ya puedes disfrutar de tu sistema retro.

Conectar un mando directamente al puerto USB no requiere ninguna configuración adicional. Sin embargo, si este ultimo es inalámbrico habría que configurar el adaptador Bluetooth USB.

(Esta entrada está rescatada de nuestro anterior blog de 2018)

5/5 - (6 votos)

Deja una respuesta